sábado, 5 de octubre de 2013

Exclusiva entrevista con Félix Valoy



Entrevista concedida a la radio revista matutina dominical  RP 105 de Radio Progreso, La onda de la alegría, de La Habana, Cuba.
    Remontémonos a sus inicios como músico auto didacta, en el municipio San Miguel del Padrón, aquí en la capital cubana.

   Sí, yo me inicié en la música desde muy pequeño, desde muy chiquito, siempre me gustó la música, y tengo otros oficios, porque no solo es la música. Yo soy zapatero, engrasador de carros, porque yo en esa etapa de mi juventud de los 13,14, 15, 17 y 20 años, hacía zapatos, pero también cantaba en grupos de aficionados, en el mismo San Miguel del Padrón, Guanabacoa, El cotorro, porque yo a pesar de que soy de oriente, vine para La Habana muy pequeño, vine en los años 50 y aquí empecé en mi lio de la música, comencé tocando tumba, no cantando, sino tocando tumbadora y después, en una oportunidad, yo no sabía que ni cantaba chico. En una ocasión me preguntaron que si yo cantaba y contesté que nunca lo había hecho, pero bueno.., era un grupo que había por el barrio que ensayaban al lado de mi casa y me dijeron, bueno, para que cantes un número y me sabía el tema y lo canté y me dijeron, bueno, usted es el señor cantante de este grupo porque lo hace muy bien.

  Usted nos dice que comenzó de muy pequeño en la música, pero, ¿existe algún antecedente en su familia Valoy?

    Sí, no fueron famosos pero sí, tengo un tío que cantó en la orquesta Brisas de Nipe, mi papá cantaba también, cuando yo era muchachito, allá en oriente. Me acuerdo que era con Septetos y grupos, una tía que también cantaba, en mi familia hay muchas personas que cantan.

    Para los oyentes. Su nombre es artístico o de pila.

Las dos cosas. Yo me llamo Félix Valoy, nombre compuesto, Félix Valoy Valdés Santié. Me dicen Valoy. En la música mi nombre oficial es Valoy. A mis hijos les dicen Los Valoy. Muchas gente piensan que Valoy es apellido, y no, Valoy es nombre. Es mi nombre, pero a la vez es mi nombre artístico a la vez.

    Todos los artistas tienen patrones a seguir. En su caso cuáles son.

   El primero que vi, que de niño mi papá me llevó a una fiesta y lo vi cantar Cienfuegos, se llama Benny Moré. Le pregunté a mi papá quién era ese hombre y me dijo que era un señor de La Habana que se ha hecho muy popular y que canta muy bien. Me gustó mucho. Después tuve la suerte de trabajar con Miguelito Cuní, que fue otro patrón para mí también, Raúl Planas, y en los finales, que escuchaba mucho en las vitrolas, Pio Leyva, Puntillita, toda esa gente. Yo me guié mucho por esa gente y pienso y creo que fue Benny. Otro que me ayudó mucho porque se hizo amigo mío antes de morir fue Tito Gómez me dio unas cuantas explicaciones de la música, del canto popular y me dijo, puedes llegar lejos porque tienes buena voz.  Mi patrón oficial es El Benny.

   Hablemos ahora de los colectivos musicales en que usted ha estado dejando su impronta. Si yo le dijera ahora Lira matancera, o el Conjunto Chapotín, ¿qué recuerdos le vienen a su mente?

  Lira matancera fue el primer grupo en el que yo canté profesionalmente en mi vida y Chapotín fue mi casa. Ahí fue donde yo trabajé por varios años al lado de Cuní, del cual tuve el honor de trabajar a su lado, siete u ocho años con Chapotín, ahí aprendí mucho, esa fue una de las escuelas mías.

   Pienso que después de Los Chuquis, con el maestro Elio Revé y su charangón, y Son 14.

   Con Los Chuquis yo grabé, que por cierto lo grabé aquí en Radio Progreso, el primer tema que yo grabé en mi vida que se llama Mami no quiero onda, que pegó un poquito en Cuba y gustó mucho, y fue ahí donde me oyó Adalberto, y estando con Los Chuquis grabando aquí un programa de Alegrías de sobremesa, estaba Son 14 y Adalberto habló conmigo para ver si yo quería ir para Son 14, y yo le dije que sí, y ahí empecé y de Son 14 empecé otra vez con la Orquesta Revé. Yo estuve con Revé dos veces, cuando Revé tenía aquella orquesta que cantaban El jala jala y todos aquellos temas y en esta orquesta que tiene Elito ahora que la fundé yo.   

   En todo este camino maestro, dentro de la música popular cubana por usted, existe un antes y un después de Felix Valoy, cuando integra la orquesta de Adalberto Álvarez y su son.

    Adalberto Álvarez ha sido lo más grande que yo he tenido en mi vida porque después de Chapotín esa fue mi otra escuela pero la principal porque fue la orquesta que me dio a conocer en Cuba y en el mundo y de Adalberto estoy muy agradecido de él porque con él yo aprendí mucho más y es un maestro. Ese grupo me hizo lo que soy ahora, un sonero.      

    ¿Le gustan los refranes?, y esto a propósito de una de nuestras más gustadas secciones del programa, El refranero popular.

    Sí, me gustan porque además, para ser cantante, hay que saber refranes, uno no los puede cantar pero él te inspira, porque la inspiración es un refrán casi. Cuando uno inspira le está mandando al público un refrán, todos son refranes que se hacen musicales o se pueden hacer sin música.

   Yo pienso que si te levantas a las cuatro de la mañana, haces más que si te levantas a las ocho, está el fresco de la mañana y el día se te hace feliz. Si te levantas a las ocho ya está el sol afuera, la mañana no está linda como cuando está así, despejando, que llega temprano. Ver la gente acabándose de levantar, para mí eso es una belleza.

    ¿Qué música prefiere escuchar Félix Valoy?

  Yo escucho toda la música que sea buena, en especial la cubana, el son cubano que es mi predilección que es la música que yo adoro. La música cubana y el Jazz americano.

    ¿Y la música afrocubana?

 Sí claro, yo empecé por ahí. Comencé cantando rumba y cosas de afro, de santos, ya que yo era tumbador antes de ser cantante. Y aprendí a tocar tumbadora en esos lugares, y sí, me encanta la música afrocubana. 

    Y ya que estamos aquí en Radio Progreso, La emisora de la familia cubana, se me ocurre preguntarle cómo es Félix Valoy en su casa.

   Félix Valoy en su casa es tranquilo, me gusta cocinar de vez en cuando, me gusta sembrar mucho, yo tengo patio en mi casa y tengo sembrados. No sé si habrán visto por televisión mi finquita, donde tengo sembrado plátanos, chirimoya, guanábana, limón, guayaba, caña, y otras cosas que las siembro yo, siempre que tengo un momento tranquilo, me voy para el patio a hacer mis cosas. A mí me gusta sembrar bastante, yo soy campesino, yo nací en el campo y eso no lo he podido olvidar, en Mayarí, provincia de Holguín. Vine para La Habana muy chiquito pero lo que bien se aprende, nunca se olvida, y yo desde que nací, mi papá me llevaba para los campos de caña y para la finca a ver cómo se sembraba y aprendí y eso jamás se me olvidó. 

    ¿Cómo está compuesta la familia de nuestro invitado especial de hoy en la revista RP 105?

    Bueno, yo tengo en realidad ocho hijos. Tengo a mi esposa que se llama Lazara Fernández. Tengo tres hijos que cantan. Las hembras no salieron cantantes ni bailarinas, no quisieron. Félix, Félix Manuel, y Félix Valoy, mi otro hijo, porque esos son con otras mujeres, no son con la misma, entonces ellos, los tres cantan. El mayor anda por Brasil y los demás están aquí, cantando, tienen sus orquestas y están bien.

   Félix Valoy como compositor. Coméntenos.

He hecho algunos números y tengo dos que son de mi autoría, De dónde es el son, y Yo soy el son, pero tengo un bolero también que se llama Después de esta noche y tengo varias cosas, como guarachas, boleros, pero lo que sí hago música totalmente cubana.

    ¿Qué le llega primero a la hora de componer, la música o la letra?

    A mí me llegan las dos cosas al mismo tiempo, casi siempre primero la letra, pero me vienen las dos cosas a la misma vez.

   Cuando se crea una obra, de seguro estoy existen numerosas anécdotas. Me gustaría me contara alguna referente a la pieza De dónde es el son.

    Ese tema me vino realmente una vez que yo andaba trabajando por oriente con el conjunto de Adalberto Álvarez, y estaba sentado, creo que era por Guantánamo, sentado debajo de una mata y entonces me vino una letra así, De dónde es el son, yo sé que es de aquí de oriente, pero se baila mejor en La Habana y de ahí empecé a ponerle coco y ajuntando letra con la música, y cuando vine a ver ya estaba hecho el tema y cuando tuve una oportunidad lo grabé en un disco y en realidad yo pienso que no está mal dicho, de dónde es el son, de oriente, pero la música donde mejor se baila es en La Habana, aunque se baila en Cuba entera, pero bueno, en La Habana la gente lo baila un poco más porque tiene más espacios para bailar y no es que bailen mejor sino que tienen más espacio y entonces me vino así y pienso que está bien.

   Conocemos que el 1994 es otro momento importante en su carrera profesional, la creación de su orquesta.

   En el 93 es cuando salgo de la orquesta de Adalberto Álvarez y en realidad no sabía qué era lo que iba a hacer, había muchos grupos que hablaban conmigo, pero me puse a pensar y me dije, voy a hacer una orquesta, y empecé a preparar mi orquesta, ya en el año 94 y la preparé, la hice y empecé a trabajar en el Cabaret Alí Bar, el rincón del Benny Moré y ahí estuve trabajando 94,95 hasta el 96 que fue cuando Juan de Marco González hizo el proyecto del Afro Cuban All Stars y grabamos el primer disco que se llamó A toda Cuba le gusta y Marco me dijo, Valoy, a lo mejor hay que viajar, y le dije bueno, me avisas, y efectivamente me avisó y empezamos a viajar y ya no tuve tiempo para atender la orquesta en ese momento y paré la orquesta, hasta el 2002 la tuve parada, hicimos después  el disco con el Buena Vista Social Club, que el disco lo hizo Afro-Cuban All Stars, y entonces en el 2002 volví a preparar mi orquesta que fui con ella a México, que es la que tengo ahora en estos momentos.

    ¿Cómo está conformada su orquesta?

 En estos momentos mi orquesta tiene piano, teclado, cuatro metales, dos trombones y dos trompetas, dos cantantes, el bongosero, timbal y tumbadora.

    Ha sido un inmenso placer el compartir este amanecer de domingo con el maestro Félix Valoy y que haya tenido la gentileza de compartir con nosotros en la cabina central de Radio Progreso y con los amigos de RP 105.