sábado, 16 de noviembre de 2013

Una voz que acurruca el alma, la de Georgina Almanza


Entrevista concedida a la radio revista matutina dominical RP 105 de Radio Progreso, La onda de la alegría, en La Habana, Cuba.

    Varias generaciones de cubanos han llorado, soñado, amado, con una voz que desde muy pequeño recuerdo a través del radio receptor, allá en mi viejo barrio en el Reparto Sierra Caballos de la Isla de la Juventud.
¡Quién me iba a decir que estaría conversando, en vivo, con una de las grandes actrices de la radio, el teatro y la televisión cubana, narradora oral y locutora de nuestro país!
    Georgina Almanza, un ser especial por dentro y por fuera. Gracias por aceptar nuestra invitación.
   Muchas gracias por esas lindas palabras, pienso que quizás demasiado gentiles pero como son hijas del cariño te las agradezco.
   Gracias, es que usted se las merece. Hoy es un día especial para este colectivo por su presencia, y preguntarle si habitualmente se levanta temprano o lo hizo por la cortesía con nuestro colectivo.
   Si supieras que yo con relación al sueño soy un poco especial. Lo mismo me acuesto estado en la casa sin hacer nada, cosas caseras, desde luego, y me puedo acostar a las tres de la madrugada y entonces duermo hasta que el cuerpo me lo pide, pero si tengo que levantarme temprano, a pesar de que tengo despertador, nada, me despierto antes y comienzo temprano el día. Claro que hoy me he levantado con muchísimo gusto porque sé que voy a estar con los oyentes, que voy a entrar en sus casas a esta hora tan temprana y me siento muy feliz.
   Comenzamos nuestro diálogo destacando una de las facetas de su vida artística, la actuación. Actriz por más de seis décadas, para el bien de Cuba, con un trabajo coherente y de manera ascendente. ¿Por qué esta necesidad de ser actriz?
   Pienso que ser actriz muchas veces surge en cualquier persona como algo que le interesa. A veces parece algo ambicioso por querer cantar, querer actuar, bailar, pero pienso que es algo que le pasa a muchas personas. Realmente yo he tenido la dicha de poder ser actriz, es un orgullo, y lo digo, no es inmodestia, pero es que a la actuación me he dedicado toda mi vida. Llegué a cumplir 64 años de trabajo y quizás los 65, con mis programas que he desempeñado para un público tan querido y que me da tantas muestras de afecto.
   Sin dudas usted ha dejado durante todos esos años su impronta en la radio, el teatro y la televisión. ¿Alguna preferencia por algún medio en particular? 
   En cuanto a preferencias a medios pienso que un actor, y en este caso he pensado en mí, debe ser integral, saber desenvolverse en cada medio porque cada medio es específico, y el poder transitar por la mayoría o por todos ellos, es algo que lo hace a uno sentirse más pleno, más contento. No tengo preferencia especial por ninguno.
    Vamos a brindarles a los oyentes en estos momentos un fragmento de su actuación en la radio novela Como agua para chocolate. (Sale al aire el fragmento de La novela de las dos, bajo la dirección de Héctor Pérez Ramírez)
  Un gran director, un ser humano extraordinario, alguien a quien adoro.
   Ha sido realmente trascendente para la radio cubana, y nos gustaría que nos comentara sobre el personaje de Nacha en esa radio novela.
   Si tú supieras que en eso yo a veces tengo un lapsus en la memoria, porque son tantos los personajes que debo confesarte que se acuerdan más los oyentes que yo misma. Cuando los vuelvo a escuchar digo, ah, sí, es este, pero es que han sido tantos durante esos 64 años, diferentes personajes y todos se me mezclan en la mente.
    ¿Existe algún personaje especial para Georgina Almanza en todos esos años de trabajo, ese que haya quedado en su recuerdo?
   Sí, sobre todo recuerdo a los personajes de Dora Alonso porque ella me distinguía mucho como actriz y como persona al igual que yo sentía por ella lo mismo porque ella era una gran escritora y una excelente persona, entonces los personajes de Dora, no sé si sería porque cada vez que ella iba a retransmitir una novela me llamaba a la casa y me decía Georgina, no te comprometas para que vengas a hacer siempre esos personajes tan fuertes, crudos, que hacía anteriormente, como nadie, Antonia Valdés. Yo fui heredera de esos personajes cuando ya Antonia no los quiso hacer, y estaba temerosa pero me pidió hacerlos, me escucharon, me aceptaron y para mí el recuerdo de esos personajes de Dora son imborrables.
  ¿Qué representa para Georgina Almanza en su vida, Radio Progreso?
     Todos esos maravillosos personajes interpretados durante tantos años salieron de aquí, de entre estas paredes, de este edificio que fue un orgullo de la radio nacional, como vi floreciente, nuevo, precioso, quizás ahora ha perdido algo de ese esplendor, pero siempre tiene al calor del pueblo que es lo más importante porque Radio Progreso está en el corazón del pueblo.
     Así mismo es, y le pregunto, ¿Le gustan los refranes a Georgina Almanza?
      Sí, y los aplico. Mira, a mí hay uno que me gusta mucho que dice Más sabe el loco en su hacienda, que el cuerdo en la ajena. Porque muchas veces tú vas a un lugar y crees que hay algo que está mal puesto y a lo mejor lo quitas y sin querer tumbas una cosa que eso lo estaba sujetando, y por eso de que cada cual sabe más dentro de lo suyo, aunque lo puedas tildar de loco, que viene un cuerdo y dice, ay, esto es un error, pero el loco sabe por qué lo puso allí.
   Me gustaría también que aprovechara esta radio revista en vivo para que le haga llegar saludos a amistades suyas.
   Tengo una gran amiga que cuando perdí a mi hermana sucedió que el mismo día que fallece mi hermana, falleció el papá de ella, que fue ese gran poeta, periodista, hombre de letras, extraordinario, llamado Marcelino Arozarena. Al año se hizo un recordatorio de ambos y desde ahí siento que Georgina Arozarena es mi hermana más pequeña para mí. Y quiero también saludar a otros que también son grandes amigos míos a los cuales quiero, venero, adoro, como pueden ser Carmen Solar, Héctor Pérez, Cari, del cuarteto Las Enríquez, a Margarita Piloto, y son tantos los amigos que a veces se me agolpan, como se dice, y hago omisión de algunos ahora y después me acuerdo y me arrepiento. Hay otro que también es un admirador que siempre va a verme y es Rafael Zaldívar, a todos mis recitales, María Elena Llana, en fin, tengo, como dice la canción, un montón de amigos, y es los otros que no he mencionado pero siguen en mi mente y en mi corazón.
    Georgina Almanza se reconoce entre miles de amigos como narradora oral escénica, esta faceta en su vida artística.  ¿Cómo valora esta experiencia profesional?
   La primera vez que incursioné en la narración oral fue hace ya bastante tiempo, con Rafaela Chacón Nardi que hasta tengo una carta de la UNESCO donde consta, pero fue algo ocasional, ni yo misma sabía bien lo que era la narración oral, pero ella tenía un proyecto donde íbamos a los hospitales y se les contaba a los niños que estaban allí de pacientes. Se les contaba historias, ellos dibujaban, y después con el tiempo para este nuevo siglo y este nuevo milenio, me encuentro con alguien que me embulla, voy y conozco para mi suerte a Elvia Pérez, aunque de todos los que he conocido en la narración oral también puedo decir maravillas de ellos, pero específicamente Elvia quien fue quien me guió. Yo le digo profesora y ella me dice que no es así, pero yo estoy segura que sí, y entonces estuve en su grupo. Después pude tener mi propio proyecto dentro del Centro de Teatro, que eso me ha ayudado mucho en la vida, me ha desarrollado, he podido participar en eventos, tener algún premio, y me siento muy feliz de haber incursionado en la narración oral.
   ¿Nos pudiera regalar a los oyentes de RP 105 a esta hora de la mañana alguna de las narraciones que usted hace?
   Una vez se reunieron todos los indiferentes, pero ninguno sabía por qué estaba allí, entonces se preguntaban entre ellos, bueno, y qué tú haces aquí, ah, no sé, ¿y tú?, no, yo tampoco, hasta que se paró el principal de los indiferentes y les dijo, Bueno, ustedes están aquí porque yo quiero que como indiferentes no les importe el mundo, no les importe nada, y entonces todos los indiferentes, todos, por unanimidad, levantaron la mano y se abstuvieron.
    Otra labor artística que está dentro de su corazón, el dedicado a la poesía.
    Aproximadamente un mes fui invitada al espacio Poesía en movimiento de Alex Pausides, para que dijera un grupo de poemas y creo que tuvo una buena acogida, y esos poemas forman parte de un recital mío que tiene prosa, textos de grandes autores, y allí solamente se hizo la parte poética.
   Queremos nos regale ahora un poema en su voz. La faceta de la declamación y así complacemos a miles de oyentes.
   (Recita un poema)…
   Luego de disfrutar y conmovernos con la maravillosa forma de decir la poesía en Georgina Almanza, hay un aspecto que no podemos dejar de mencionar en usted y es una cualidad poco común en los seres humanos. Nos referimos a la comunicación a través del Esperanto. Usted ha recibido premios, distinciones, y ha viajado representando a Cuba. ¿Por qué el Esperanto?
   Me alegro que me hayas hecho esa pregunta. Me gustó la idea de un idioma que no pertenecía a un país determinado. Un idioma que había sido creación, desde luego, de un genio llamado Lázaro, un adolescente genial que creó ese sistema de comunicación.
En ese instante que fue en el siglo IXX, ya habían otros intentos pero el único que ha sobrevivido por más de cien años y que todavía existe es el Esperanto. Es un medio auxiliar para comunicarse y siempre su lema es, entre otros, que Cada pueblo con su idioma, y el esperanto para todos, y constituye un elemento humanista y cultural.
   He podido estar cuatro veces en Europa e Congresos Universales haciendo todo mi recital en Esperanto. También con los esperantistas de Nueva York me he reunido y siempre te sientes como un hermano y lo que más me gusta es que entonces no tienes que tener la misma ideología, la misma filosofía, la misma creencia, se respeta la creencia de todo el mundo.
   Por eso es que me siento tan bien, te da esa libertad. He encontrado a gente maravillosa que ama mucho a Cuba.  
              Aquí se han celebrado dos Congresos, en 1995 y en el 2010, en el Palacio de las Convenciones.
   Al primero asistió Fidel, que fue para nosotros un gran honor, que se declaró soldado del Esperanto, porque es una comunicación humana, fraterna y ahora me hicieron miembro de honor de la Asociación Cubana de Esperanto, y también la Asociación Internacional que radica en Holanda, también me dio un diploma por mi quehacer dentro del Esperanto, junto a luminarias dentro de la asociación.
He sido la única persona cubana que lo ha recibido y eso también me llenó de mucha alegría. 
    Ha sido un inmenso placer para nuestro colectivo y también para los oyentes de RP 105, la presencia de Georgina Almanza en nuestra radio revista. Actriz por más de seis décadas para Cuba y el mundo. 
Gracias a usted.