sábado, 8 de marzo de 2014

Ocho de marzo es decir mujer

   Artículo publicado en la primera plana del periódico Victoria de la Isla de la Juventud el sábado 3 de marzo de 2001 con foto de Evelio Medina Rodríguez y autoría de la periodista Ana María Almaral Reyes, dedicado al Día Internacional de la mujer.
 
 En cada amanecer su savia
   La quietud, la belleza silenciosa nos arrastran hasta este lugar de recuperación y forja. Las letras de un vetusto amigo hoy son refugio, como lo fueron ayer, de él y sus descarnadas heridas; Doña Trina las curó con amor y delicadeza tal como lo hace una madre con su hijo, tal como sabemos hacerlo las mujeres.
    Cada ocho de marzo invocamos nombres como el de Clara Zetkin, pionera en declarar los derechos de las féminas. El amanecer victorioso de enero nos entregó lo que en el siglo XIX pidió Ana Betancourt para nosotras, igualdad de condiciones, las hemos sabido cumplir lo mismo frente a cañones en tierras desconocidas que formando a las nuevas generaciones o salvando una vida.
   La mujer cubana y pinera no conoce de límites, está en la primera línea de fuego salvaguardando las conquistas de su pueblo, cumpliendo cada una de las tareas que se le asignan. Ahora se impone una más: cultivarse, como rosa a diario, con ideas, con conocimiento para que no pierda el encanto que ha caracterizado siempre a la criolla, que aún careciendo realzó su esplendor con una flor en los cabellos.
Ramón Leyva Morales