martes, 24 de junio de 2014

En la Isla, Parque Natural Julio Antonio Mella (3)


   Al ver estas imágenes captadas en uno de mis viajes a la Isla de la Juventud, imagino el asombro de los miles de seguidores de Carapachibey.

Increíble pero cierto.
Uno de los sitios más hermosos de mi ciudad natal en Nueva Gerona, la capital de la Isla de la Juventud, el Parque Natural Julio Antonio Mella y su área conocida como El Rodeo.
Allí los pineros y visitantes tenían varias opciones, entre ellas un exquisito restaurante, muy demandado por su buen trato y calidad; dos cafeterías, ambas con excelentes propuestas gastronómicas; una nocturna y popular discoteca al aire libre, donde miles de jóvenes tenían el lugar ideal para la sana recreación, y ubicada en un área que no molestaba a los vecinos; esa misma explanada servía además para realizar actividades culturales, bailables con agrupaciones en vivo, para celebraciones infantiles; existía también una sala de video, un gimnasio, una sala de Exposiciones que tenía por nombre Expo Isla: baños públicos…
¿Quién nunca estuvo allí?, pineros, visitantes de otras provincias del país, turistas extranjeros, estudiantes de los cinco continentes, todos elegían al Rodeo para pasar un agradable momento, ya fuera con la familia, la pareja, las amistades o los compañeros de trabajo o estudio.
Hermoso entorno, lugar tranquilo, donde la naturaleza era parte del protagonismo de un instante de nuestras vidas.
Las ruinas nos devoran el alma a los que amamos la Isla, a los que añoramos un pasado que no requiere tantos recursos para levantarlo y darle vida nuevamente, a los que solo necesitamos nos devuelvan los sueños, nos regalen el pasado una vez más para legárselo a las nuevas generaciones.
Melancolía, tristeza, dolor, eso sentimos al ver estas imágenes.