sábado, 5 de julio de 2014

En la Isla, Contigo pan y cebolla (5)


   Contigo pan y cebolla, bajo la dirección de Miguel Olaechea y de estreno en la Isla de la Juventud durante el mes de marzo de 2014, para así celebrar los 36 años del grupo de teatro Pinos Nuevos, merece mucho más que una puesta en las tablas pineras.
   Conocí en aquel entonces del propósito de llevarla a la televisión con el sello distintivo del telecentro Islavisión  y aplaudí tan original idea ya que son muchos los que no pudieron asistir por diferentes razones, a pesar de que la puesta en escena se repitió una y otra vez a solicitud de los habitantes del terruño pinero.
   Y hablando de “tablas pineras”, recuerdo las palabras de la periodista Katia Álvarez Rosell al terminar la presentación del gran estreno, quien lamentaba que en Gerona no existiera un local adecuado para presentaciones de ese tipo, y se recordaba con añoranza al Teatro Victoria, otrora Rialto, hoy en ruinas en pleno Bulevar o Paseo Martí.
   Bien lo merecen los sacrificados actores y actrices de Pinos Nuevos y la población de mi natal islita caribeña.
   Un halo mágico vestía la escenografía de la puesta en escena de la versión pinera de la legendaria obra del vernáculo cubano Contigo pan y cebolla.
    Buen gusto, exquisito decorado, donde cada detalle estuvo muy bien pensado, estuvo bajo la responsabilidad de Yisney Leyva, uno de los jóvenes talentos de la Isla de la Juventud.
   Prestigiaron la obra del desaparecido Héctor Quintero, la actriz Bertha Martín interpretando a Lala, y el actor Israel Martínez, vestido de Anselmo.
   La calidad profesional de estas dos personalidades de la cultura pinera estuvo a la altura de aquellos actores que la interpretaron la primera vez que fue llevada al público en febrero de 1064 por el grupo Teatro Estudio, bajo la dirección de Sergio Corrieri.
   Es de destacar en esta especial puesta en escena la música interpretada por la agrupación Camaraco, donde juventud y experiencia, talento y pineridad, pusieron el sello de nuestra hermosa ínsula caribeña.   
   Destacar también la naturalidad y soltura escénica de los jóvenes actores que compartieron la obra con esos dos grandes de la radio y la televisión de la Isla.
   Los jóvenes relevos del teatro pinero demostraron estar a la altura de sus profesores, y eso lo demostraron en tan conocida y emblemática obra de las tablas en nuestro país.
   Felicidades Pinos Nuevos.