martes, 7 de abril de 2015

Yemayá con sus hijos (1)

Como muestra de la devoción de los cubanos por su Virgen Negra aquí les ofrezco estas imágenes captadas durante las celebraciones de Yemayá en el poblado de Regla en la capital cubana, el día 7 de septiembre del 2014.
 
 

Hoy 7 de abril de 2015 deseo dedicar un especial artículo a una Madre Universal venerada en muchos países del mundo, incluyendo el mío, Cuba, donde tiene su casa en el ultramarino pueblo de Regla en La Habana.
Allí miles la veneran con el nombre católico de Virgen de Regla, Patrona de los marineros y pescadores.
Digo Madre Universal ya que ella es la “dueña” del inmenso Mar, ese que une a todas las tierras de los cinco continentes del planeta llamado Tierra, nombre que no se corresponde a la verdadera dimensión en tamaño entre los suelos y ese inmenso espejo reflejo del azul del cielo.
Poco más de tres años frente a los micrófonos de la emisora de la familia cubana fue resumido este día ante El Tribunal de la Comisión de Evaluación Nacional del Instituto Cubano de Radio y Televisión para otorgarme la condición de Locutor Profesional de la radio cubana.
En el año 2001 allá en mi terruño pinero, la Isla de la Juventud, comenzó mi largo camino por los difíciles senderos de este medio de comunicación masiva, cuando obtuve el Certificado de Locutor Habilitado por el Centro de Estudios de la Radio y la Televisión, gracias a mi profesora Luz María García, Mari.
Aquí en la capital cubana hago habitual sentarme unos minutos en el muro del malecón poco antes de salir en vivo a través de Radio Progreso, también conocida como La Onda de la Alegría, o después de terminar algún programa.
Y ustedes se preguntarán a qué se debe esta crónica, aparentemente alejada del tema Yemayá, y es que este blanco, bautizado en esta radio emisora, Cadena Nacional, como “El hombre de los ojos Azules”, es en la religión Yoruba, hijo de la Madre Negra Africana.
A ella debo dedicar el éxito en esta evaluación, la cual definía mi permanencia ente la audiencia ante los fieles oyentes que me siguen desde el día 6 de enero de 2012.
El poder de la Naturaleza oculta va más allá de la fe del ser humano, y ella ha sabido bendecir con su Misericordia Divina, a la par de Dios, El Creador, y con otros Orichas del Panteón Yoruba, a este humilde amigo que solo desea salud, buena suerte y felicidad para todos los que como yo, confían en que hasta lo imposible, puede llegar a ser posible.