miércoles, 19 de abril de 2017

Desde mi balcón habanero (2)

En cada amanecer el paisaje se viste de naturaleza, de colores y sombras, de flora y fauna.
La neblina llena de rocío el verdor del campo.
La vista regala el milagro de la vida, la dicha de la existencia y el orgullo de habitar este archipiélago.
Desde mi balcón en La Habana las imágenes son de zona rural donde el aire del norte refresca el ambiente y me hace sentir parte del entorno.
Un regalo visual para los seguidores de Carapachibey.