viernes, 19 de mayo de 2017

El niño del balneario de Santa Fe

Corrían los últimos días de 2016 y la vida me permitía regresar a mi terruño pinero al encuentro de la familia.
Varios años si poder pasar el 31 de diciembre en la Isla.
Ese día lo dedicaba a la gran familia cubana a través de Radio Progreso, La onda de la alegría en programación en vivo.
Como hago habitualmente en mis visitas a la Isla de la Juventud, me fui a Santa Fe, el segundo poblado en importancia en el Municipio Especial.
Allí llego a las ruinas de lo que fueran las instalaciones del balneario santafeseño.
Con cámara en mano intento captar el momento para dejar constancia gráfica y guardar la memoria histórica.
La sorpresa ante el lente; un muchacho quizás de educación primaria o un adolescente de secundaria básica, no sé, la inocencia de su mirada no me deja acertar en una edad específica.
En pleno horario escolar en ese paraje solitario en medio de la naturaleza de la mágica ínsula sureña, se dedicaba a pescar en las actuales ruinas del que fuera un centro de salud con reconocidos logros.
Lo acompañaba su perro, y al irse le pedí me dejara tomarle una foto con una  de sus presas, una jicotea.
Dentro de un saco varios peces los cuales quizás acompañarían esa tarde el plato de comida en su casa.
No sé cómo se llama, dónde vive.
Solo sé que es uno de los habitantes de la Villa de las aguas, de la capital histórica de la Isla.
Lo regalo como sencilla crónica de Carapachibey para los que se adentran en este blog que no busca la perfección de la redacción y mucho menos un protagonismo del escritor, sino que entrego con el amor que siento a la tierra que me vio nacer y con el placer de ver en imágenes la vida misma, esa que se detiene en un instante y queda eternizada en un flashazo de la cámara tras ese difícil arte de la fotografía y al que le debo al desaparecido fotorreportero Evelio Medina Rodríguez sus enseñanzas.
 

Abajo, fotos captadas por Evelito donde podemos ver el centro médico antes de caer en el abandono tras ser destruido por la presa aledaña al mismo.
Les debo un artículo dedicado a ese sitio que fue y ya no está y quedó en los archivos fotográficos de este artífice de la memoria histórica pinera.