viernes, 26 de mayo de 2017

Lo que no fue

“A veces nos suceden cosas en la vida que no deseamos o esperamos, lo mejor que podemos hacer para superarlo, es resignarnos y aceptarlas”
Hoy, en esta tarde de lluvia, mientras la cruel temperatura acelera los latidos de mi corazón, me hago esclavo del momento y servidor fiel de la añoranza.
Comienza entonces en un cruel gesto e involuntario de mi razón a describir tu imagen, a rebobinar cada recuerdo del pasado,
a disimular con una tonta sonrisa los candentes deseos que tengo de verte, de abrazarte,
de hacerte mía con un minúsculo, pero dulce beso en tus labios, que está de más decirte que me enamoraron, que son el más latente motivo de mi inspiración.
Es entonces cuando la realidad me arranca de golpe todo lo que perdura en mi mente, me asesina suavemente con cada pasaje hermoso de mis días a tu lado, me hace avanzar hacia el pasado y me regresa al futuro inmediato e inaceptado de mi infelicidad.
Cuánta luz trae tu presencia a mi vida, cuán dulce melodía suena en mis oídos al recordar las palabras de amor que me decías.
Cuán cerca te siento, cuán lejos  te marchas, con cuánto dolor te has ido y retrocede una pizca de ese dolor como un puñal, vengativo e intrigante, que con la más desgarradora de las intensiones me hace morir cada día.
Me hace sufrir con cada palpitar y respirar del poco aliento que lucha por subsistir en mi interior, pero que tu ausencia ha congelado en una trama intrínseca con el destino, que un vaivén de los años me hace sentir  el hombre más estúpido del universo, por no haberte dicho aquella tarde cuánto te amaba.
Carapachibey y su creador, Ramón Leyva Morales, se honran en esta ocasión con la publicación de una serie dedicada a la poesía, al amor, siempre con imágenes que apoyen visualmente el discurso poético de su autor, el joven Yasmany Sánchez de Bardet.
Un regalo para los seguidores del blog donde la fotografía es la protagonista.
Nota:
Todas las fotos de esta serie ya fueron publicadas en otros artículos de Carapachibey.