martes, 6 de junio de 2017

Gracias

“Cuando no quieras hablar, simplemente calla, excepto para decirle a alguien; sinceramente, gracias”
 Gracias por ser mi refugio cuando decido huir de los tempestuosos desdenes del destino.

Gracias por ser mi sol, que con intensidad alumbra todos mis amaneceres.
Gracias por ser la brisa que refresca mi vida y me reenfoca hacia nuevos horizontes.
Gracias por ser mi consejero, mi fiel testigo sentimental, que con dulces palabras alivia mi existencia.
Gracias por ser la frontera que se extiende ante mí, protegiéndome de los peligros y del daño que el futuro abre ante mis ojos.
Gracias por estar presente cuando te necesito y porque tu ausencia siempre se muestra invisible ante la realidad.
Gracias por ser mi guía, mi camino, el cual transito con la más fiel de las seguridades.
Gracias por ser el reflejo de los más íntimos sentimientos, que solo puedo mostrárselos a tu alma.
Gracias por desafiarme hacia nuevas conquistas, por preocuparte de mi porvenir con tanto cariño.
Gracias porque me brindas tu corazón, tu cuerpo y tu alma, solamente bajo el precio de la fidelidad.
Gracias por no despreciarme y por el contrario, brindarme tu vida y todas tus ansias de vivir.
Gracias por entregarme intensas noches de pasión, bajo el testigo más intenso de todos: el amor.
Gracias por ser tú y no una máscara que gira alrededor de mi vida.
Gracias por la sinceridad que me brindas, que me ayuda a dar cada paso con certeza en el camino angosto de la vida.
Gracias por tus virtudes, que engalanan nuestro amor con bellas rosas de deseos.
Gracias por tus enseñanzas, que afirman mi carácter y me hacen estar más apegado a ti.
Gracias por todo, y aunque el aliento llegue a su fin y la máquina del tiempo congele nuestros sueños, siempre serás el único y máximo motivo del cual yo pueda expresar con todo mi interior: Gracias mi amor.
 Carapachibey y su creador, Ramón Leyva Morales, se honran en esta ocasión con la publicación de una serie dedicada a la poesía, al amor, siempre con imágenes que apoyen visualmente el discurso poético de su autor, el joven Yasmany Sánchez de Bardet.

Un regalo para los seguidores del blog donde la fotografía es la protagonista.
Nota:
Todas las fotos de esta serie ya fueron publicadas en otros artículos de Carapachibey.