miércoles, 12 de julio de 2017

Isla de la Juventud en fotos (91)

Esta crónica de vida les va a gustar y hasta asombrar porque fue un suceso lamentable para este pinero.
Lean y sepan una de mis experiencias durante mi viaje a la Isla de la Juventud a finales de diciembre de 2016.
Ahí vamos, no se desesperen y disfruten mientras las imágenes captadas en ese recorrido por la tierra que me vio nacer.
Acudí a la terminal de ómnibus de Gerona para ir a ese maravilloso sitio natural muy cerca al  poblado de La Demajagua y que se llama El Caolín.
Ah, sepan que este no es la fábrica que fundara El Che en las cercanías de La Fe, y que se conoce popularmente también con ese nombre.
Me acompañaban dos amigos habaneros.
Una guagua Yutong llegó rumbo al Hotel El Colony, a solo cinco pesos en Moneda Nacional.
Era el transporte de los trabajadores de ese centro turístico distante a unos 42 kilómetros de la ciudad cabecera del territorio.
Cambiamos los planes, aprovechamos ese viaje y así mis amigos conocerían el legendario hotel, sede de importantes eventos internacionales de buceo.
Al llegar al Colony comenzaría la lamentable experiencia del día 29 de diciembre de 2016.
No entramos por el hotel, disponíamos de una hora aproximadamente para poder coger ese mismo transporte para regresar a la casa.
Nos fuimos por el lateral y entramos a la zona de playa.
Me dispuse a tomar algunas fotos para dejar constancia del viaje y también de un bello atardecer que despedía el día.
Ni siquiera llegamos a mojarnos los pies en la playa.
Seis soldados que al parecer cumplen su Servicio Militar en la zona nos abordaron y nos pidieron el Carné de Identidad, no sin antes preguntarnos qué hacíamos en la playa.
¡Vaya ilógica pregunta!
Por la manera de hablar se evidenciaba que eran chicos de las provincias orientales y con muy bajo nivel cultural, además la manera de vestir sus uniformes dejaba mucho que decir de ellos.
Con este señalamiento no vean mis palabras como racismo regional, ya que toda mi familia por parte de madre es de Puerto Padre en la provincia de Las Tunas y de lo más intrincado del campo.
Nada, que nos tiraron por la planta y nos interrogaron.
Comprobaron que aunque yo tenía dirección de La Habana, mi lugar de nacimiento era la Isla de la Juventud.
Los tres estábamos “limpios”, sin antecedentes.
Fue tal el disgusto que no nos bañamos y regresamos al frente del Hotel para esperar la salida del ómnibus.
No habíamos salido de la zona de playa cuando llegó una patrulla o perseguidora y fue ahí el segundo gran disgusto de la tarde.
Una vez más nos pidieron los carné, los cuales ya habían sido chequeados por los soldados.
Los oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria se dirigieron en buena forma, y entendí sus razones para el extremo chequeo.
Aunque mis amigos no entendieron que ir a una playa de la Isla pudiera ser casi un delito, les expliqué que el sur de mi islita se considera una Lista de espera en Cuba por la cantidad de lanchas rápidas que entran a recoger personas rumbo a México y de ahí a los Estados Unidos de Norteamérica y las miles de personas que se han ido por ahí.
Hace años yo no visitaba ese bello sitio pinero y mi intención de que mis amigos lo conocieran y disfrutaran, se convirtió en una desagradable experiencia.
Dijeron: Primera y última vez.
Con su justificada razón, ¡no fue para menos!
La escultura de Ubre Blanca, recordista mundial y Record Guinness, ubicada a la entrada del poblado La Victoria.
Esta vaca produjo en el año 1982, en un solo día, 109.5 litros de leche.
¡Bueno, ya le falta la cola a la escultura!



Vista de la Sierra La Cañada, la mayor elevación de la Isla, con 303 metros sobre el nivel del mar.
 
 


 Los paisajes de las zonas que conducen al hotel Colony son realmente paradisiacos.


Atardeciendo capté esta añeja chimenea en ruinas, huellas de un pasado de la Colonia norteamericana.


El Colony, con su legendario pirata, logo que ha identificado a ese hotel durante toda su existencia.
Lo acompaña nuestra bandera.


Hotel distante a 42 kilómetros de la ciudad de Nueva Gerona.
Con una rica historia y sitio de descanso.
Centro Internacional de buceo.


Los atardeceres en esta zona de la Isla de la Juventud son realmente inigualables.


 Estas imágenes fueron captadas en los alrededores de la instalación turística pinera.
El sitio tiene cierto abandono.


Poblado Argelia Libre, muy cerca del hotel Colony.


Aquí la perseguidora o carro patrulla que nos abordó en la playa del hotel.
Imagino que es la responsable de cuidar la zona del hotel y los poblados aledaños.
 Una de las estaciones generadoras de electricidad en mi terruño pinero, por la carretera que conduce al Hotel.
 Carretillas como estas o mesitas al bode de las carreteras, con los productos que venden los campesinos.
Una de las estaciones meteorológicas más populares del Municipio Especial.
 Pre Maceo, una institución icónica de la enseñanza en mi Isla.


Ahí estuve como Jefe de Seguridad Informática en la etapa de las Escuelas Latinoamericanas de Medicina.


Y para terminar este artículo…, la foto protagónica del mismo.
Mi amigo Yasmany Sánchez de Bardet sentado en la arena de la playa, en espera de ser verificado por la Policía Nacional Revolucionaria, PNR.
¡Miren su rostro!
Muy mala opinión se llevó del lugar.
Y vean a estos “soldados” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias o de las Tropas Guarda Fronteras.
Bueno, por la manera de “vestir” el ¿uniforme?, parecen más bien una banda de…
En fin, estaban cumpliendo con sus responsabilidades.