miércoles, 30 de agosto de 2017

Paseo Martí y Bulevar de Nueva Gerona (57)

Isla de la Juventud, mi entrañable tierra caribeña, sitio obligado de mis sueños porque en tu seno me acurrucaste desde el primer respiro de vida.
Nueva Gerona, ciudad capital, renovada con en su principal calle, la popularmente conocida 39, la cual retomó su original nombre, Martí, y ha sido convertida en uno de sus más céntricos tramos con un Paseo o Bulevar, digno de sus habitantes.
Del sur del territorio sacaron los restos de un buque de Corsarios y Piratas que rondaron sus costas y carenaron sus naves en tierra, cañones y anclas que forman parte de la cultura de un sitio insular de la geografía cubana.
Gerona se viste de colores y arte salido de manos de sus habitantes.
Un Bulevar hermoso, limpio, diferente a los que ya conocemos por todo el país.
Sus mármoles grises, rosados, verdes, negros, lo engalanan, ya sea en bancos o en el suelo que pisamos.
Mi bella ciudad natal, te doy a conocer desde Carapachibey, para que toda Cuba y el mundo te descubran e inspire visitarte.
Tu hijo te dignifica y vive orgulloso de ti.


Isla de la Juventud en fotos (92)

Regreso a mi terruño pinero en agosto de 2017 y recorro la ciudad que me vio nacer en el año 1970.
Nueva Gerona se sigue vistiendo de limpieza, detalle que le caracteriza, la cara opuesta a lo que vivo a diario en La Habana, donde la indolencia ciudadana, la carencia de camiones para la recogida de la basura, y la falta de organización de las empresa encargada para su limpieza, la convierten en un basurero ante los ojos del mundo.
Muy lamentable en la Ciudad Maravilla que habito.
La Isla de la Juventud sigue vistosa con sus jardines, limpias calles, su gente hospitalaria, sencilla y humilde.
Ocho meses sin visitarla y me sorprende en cada viaje porque ella es mi eterna novia que me arropa y me recibe a pesar de mi infidelidad a la distancia y el tiempo.
Este pinero la sueña, la vive y la extraña en cada suspiro de su existencia.
A ella regreso y regresaré porque allí me espera la familia y con ella sus imponentes mármoles que le dan su sello de fortaleza a pesar de su aparente fragilidad.
Te amo mi ínsula caribeña, te dignifico ante todo y todos porque mi infancia y juventud quedó en tus calles y montes. 
Parque de Las Cotorras y sus alrededores.
La Cocinita, popular cafetería que ahora es arrendada por una Cooperativa particular; El Banco Nacional de Cuba, a final del Bulevar o Paseo Martí; el hospital Héroes del Baire; El ómnibus Yutong que mueve a los habitantes del Poblado Santa Fe; los bixitaxis que ayudan a la movilidad dentro de la ciudad; los camiones particulares que se suman a la transportación dentro del territorio; un poco más allá el Cementerio, la casa definitiva de la mayoría de los pineros, morada donde descansarán y dormirán los proyectos y sueños sin cumplir.
Es mi Isla, tu Isla, nuestra Isla.