jueves, 5 de marzo de 2015

En Sierra Caballos, la escuela de mi infancia

Una crónica de vida se me antoja en estos momentos tras revisar mi galería de imágenes captadas durante unas vacaciones a mi terruño pinero en el mes de octubre de 2014.
Quise ir por la escuela primaria donde recibí mis primeras enseñanzas escolares.
Ubicada en el Reparto Sierra Caballos de Nueva Gerona en la Isla de la Juventud está la Escuela Enrique Hart Dávalos.
Allí, desde el pre escolar y hasta el sexto grados, recibí las primeras enseñanzas.
Fue el único Seminternado que tuvo un huerto escolar, la única escuela pinera con una jornada para los estudios en horas de la mañana y la tarde dedicada a la tierra, a la agricultura.
Recuerdo ahora el Círculo de Interés donde mostramos a nivel nacional unos frijoles injertados que eran de color violeta.
No quiero mencionar nombres porque estoy seguro que se me quedaría la mayoría de esas personas, tanto estudiantes como maestros, que ayudaron a mi formación como ser humano y social.
Un detalle para el maestro William de sexto grado, un ser excepcional, el cual gustaba de llevarnos de acampadas para la Playa Bibijagua de arenas negras.
La primaria que nos llevó a Tarará, esa bella ciudad escolar en La Habana , convertida en un campamento para los niños de Chernovíl y posteriormente para hospedar a los estudiantes chinos que se forman en nuestro país.
Un regalo visual en Carapachibey para quienes estudiaron en esta escuelita de Sierra Caballos.

Lateral de mi aula de preescolar, y tras esa vieja cerca mi padre me llevaba todos los días la merienda en horas de la mañana, en su camión Zil 130

Este es el bloque de aulas más viejo de la escuela.
En la primera,  a mano izquierda, estudié el preescolar
 En ese largo pasillo estaban las aulas donde estudié del preescolar y hasta el tercer grado

Los baños de la escuela los cuales veía cuando niño como un local inmenso, y la percepción que tuve al verlos en el momento de captar las fotos fue totalmente distínta

La escalera que conducía a la Dirección de la escuela y a la Biblioteca donde leí el inmenso y famoso libro El ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha

 

Ahí radicaba la Biblioteca del Centro escolar y quizás hoy se mantenga en ese local
 

El comedor de la escuela
 

Patio de la escuela, el cual tuvo varios árboles de mangos y estaba bien cercado.
Hoy lo vemos así, abandonado, sin cerca perimetral, sin la seguridad necesaria para resguardar los recursos materiales

Al fondo del bloque de aulas donde estudié el quinto y sexto grados

Donde está esta cancha había un bloque de aulas que destruyó uno de los tantos ciclones que afectó al territorio pinero